-->

lunes, 7 de septiembre de 2009

Nota en la revista Noticias...


Deberían ocuparse de cosas más importantes que el maquillaje de la Presidenta”, declaró hace unos días Cristina Kirchner, criticando la frivolidad con que medios y opositores se dedican a analizar el modo en que se viste y se peina la mujer más importante del país. Ella también debería hacerlo, podría respondérsele, ya que el exceso al que es adicta en materia de make up (confesó alguna vez que desde chica se “pintaba como una puerta”) requiere de más tiempo del que dispone cualquier mujer que trabaja. Justamente ese exceso es lo que permitió elevar a “cuestión de Estado” el simple detalle de estilo de una personalidad pública. Porque cuando el make up es perfecto, según los especialistas, apenas se nota. Pero la humana adicción de nuestra presidenta por la máscara de pestañas no alcanza para interpretar por qué el maquillaje se ha vuelto tan importante para todos. Otras razones pueden alegarse detrás de esta nueva “obsesión nacional”.
Generación fashionista. Según una investigación realizada por Research Internacional para L’Oreal, un promedio del 97 por ciento de las mujeres usa algún producto de maquillaje. La cifra se eleva al 100 por ciento en la edad que va entre los 15 a los 24 años. La simple observación de adolescentes y preadolescentes permite concluir que hoy, a partir de los diez, ya puede verse a las chicas con labios y ojos pintados cotidianamente (ver recuadro). El espíritu fashionista que creció con el auge del diseño de modas, en la última década, abarcó también al make up. El oficio de maquillador se jerarquizó y se transformó en carrera y la matrícula de las escuelas de formación trepó a cifras antes inimaginables. Las más jóvenes aprendieron a observar e imitar y hoy se lookean mucho mejor que sus madres y abuelas.
Pero, actualmente, nadie puede alegar que se pinta mal porque no sabe cómo hacerlo mejor. Los principales especialistas brindan clases de automaquillaje de una o dos sesiones para aprender las reglas básicas de un buen look. Los productos pueden probarse libremente en supermercados, farmacias y perfumerías hasta dar con el adecuado para cada una. Marcas internacionales como Dior, Givenchy, Guerlain, Mac, Estée Lauder, Lancôme y Helena Rubinstein fidelizan a sus clientas con consejos expertos y atenciones por cada compra. La marca Natura, incluso, tiene su propio centro donde brinda atención personalizada (Uriarte 1554, en Palermo).
Tendencias. Uno de los grandes maquilladores argentinos y maestro respetadísimo de las nuevas generaciones, Oscar Mulet, es defensor del principio “menos es más”, una fórmula que rinde a la hora de lograr un look elegante. “Este otoño se usan los morados, violáceos, lilas y azules, pero que estén de moda no significa que a todas les queden bien. Hay mujeres bellísimas que como no saben maquillarse, se afean”.
Adorado por modelos y actrices, Mauricio Catarain sumó a su profesión de maquillador la de representante. Famosas como Nicole Neumann, Juana Viale, Luciana Salazar o Soledad Fandiño, sólo se dejan maquillar por él. Sobre las tendencias, Catarain explica: “El look que está de moda es el de los ’80. Y el oriental con la onda que impuso ‘Slumdog Millonaire’. Los ojos están muy delineados y el kohl es tendencia. Pero siempre con moderación y con colores poco contrastantes”. Él es el responsable del delineado grueso que le cambió la mirada a Juana Viale y autor del look que distingue a Nicole Neumann (a la que aplica un toque de color oscuro por encima de la boca para lograr un efecto felino). “Es bueno aprovechar toda la sensualidad que puede brindar el maquillaje. Los labios semidesprolijos, los brillos y el juego de texturas dan una imagen sexy”, concluye. El delineado también es clave en el look de Natalia Oreiro, explica su maquillador, Sebastián Estrada –que se ocupa también de los rostros de Carla Peterson y Cecilia Roth–. “Natalia es tan linda, que todo le queda bien. Ahora sólo usa delineador líquido con ‘colita’ como en los años sesenta y el resto, muy natural. Aunque también se anima al verde, con los labios en colorado”, cuenta.
Secretos. No siempre las mujeres son conscientes del poder rejuvenecedor de un buen maquillaje. La tecnología actual permite crear bases que refractan la luz, se funden con la piel y son tan livianas que el efecto es ultranatural. “La novedad, los polvos minerales, son ideales para pieles arrugadas, porque tienen una textura sedosa que casi no se siente. También las bases siliconadas que duran muchísimas horas y se aplican con aerógrafo”, dice Mulet. “Preparar muy bien la piel, con cremas humectantes adecuadas –las que desaparecen al aplicarlas y no dejan residuos– permiten que las arrugas se noten mucho menos”, explica Catarain.
Muy poco make up es otra de las claves de belleza cuando los años pasan. En cuanto a los colores, “hay que tener en cuenta el tono del pelo, los ojos, la ropa y los accesorios antes de aplicar las sombras”, dice Catarain.
¿Lo que no va más? Las bocas brillantes, el look bronceado, las pestañas de muñeca, las bases gruesas y las sombras contrastantes. Para las argentinas, el estilo que se impone es sobrio y natural. Aunque lleve mucho tiempo producirlo y el resultado casi no se note.


http://www.noticias.uol.com.ar/edicion_1687/nota_04.htm


Copiado fielmente de la revista ..
Me pareció interesante el artículo.. por eso quería COMPARTIRLO CON UDS! y me atreví a copiarlo y postearlo ..
Qué les parece..?
Espero coments..


2 comentarios :

  1. Hola CAri! muy interesanteee!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Que lindo muy interesante, pero creo que las chicas se maquillan muuuuuuuuy mal! El menos es mas lo dejan es sus casas y se maquillan como puertas.
    Gracias por la nota, interesante de verdad.
    Saludos
    Agus =)

    ResponderEliminar

Desde ya que quiero saber que opinas...
No dejes de contarme algo de vos ,para conocernos..
Acordate que estoy para ayudarte , Asesorarte..Y espero DESDE YA estemos siempre en contacto!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Mi contacto

Mi contacto