-->

lunes, 2 de junio de 2014

Entrevista con Dr. José Antonio Casermeiro, especialista en nutrición y medicina anti-age de Laboratorios Ysonut

Entrevista con Dr. José Antonio Casermeiro, especialista en nutrición y medicina anti-age de Laboratorios Ysonut
  • ¿Encontrás difícil cumplir con las dietas y pensás que es falta de voluntad?
  • ¿A veces sentís que tu cuerpo te pide comer dulces, chocolates o carbohidratos y nada sacia tus ganas?
  • ¿Te sentiste últimamente muy estresada o deprimida?
  • ¿Tenés dificultad para conciliar el sueño?
La causa puede deberse a la deficiencia de un químico en el cerebro, la serotonina, que se encarga de la sensación de bienestar. Su carencia conduce a la depresión, las dificultades para dormir y el deseo irrefrenable de comer dulces a la tarde. La buena noticia es que ¡la solución se encuentra en lo que comés!
¿Cuántas veces se ha escuchado “cómo me cuesta bajar de peso” o “no puedo controlarme a la tarde; hago un desastre con las galletitas”?  Las personas que tienen dificultades para mantener un peso saludable, que engordan con facilidad y que lo encuentran muy difícil bajar, que experimentan un gran deseo de comer cosas dulces a la tarde, o que encuentran que simplemente les faltan ganas de cumplir con su dieta en ese horario y se sienten deprimidas y sin energía, frecuentemente tienen alteradas ciertas funciones químicas como consecuencia de la carencia de micronutrientes y aminoácidos.
Muchas veces esto es debido a una historia de alimentación de mala calidad, a factores exógenos como el estrés y los malos hábitos como comer a deshora y dormir poco. Es decir que muchas veces, el no poder cumplir con la dieta y “mandarse una macana”, ¡no se debe a falta de voluntad sino a la falta de hormonas!
Las carencias de determinados aminoácidos y micronutrientes que se manifiestan como fatiga, estados anímicos depresivos o irritables, trastornos de sueño, compulsiones alimenticias pueden provocar una serie de problemas de la salud, desde lo dermatológico hasta lo cardiovascular y lo psiquiátrico.  
Qué es la serotonina
La serotonina es un neurotransmisor, una sustancia química que transmite mensajes entre los nervios del cuerpo desde el cerebro. Es responsable de estimular varias hormonas que regulan el humor y los estados de ánimo, segregar melatonina que nos ayuda a dormir, gobernar el apetito, el deseo sexual y el umbral del dolor. Su déficit está relacionado directamente con la depresión.
El Dr. José Antonio Casermeiro, especialista en nutrición y medicina anti-age de Laboratorios Ysonut, explica que los niveles bajos de serotonina surgen de una deficiencia de triptófano, un aminoácido que se encuentra en pocas cantidades en ciertas proteínas.
“El triptófano es un aminoácido que el cuerpo necesita para sintetizar la serotonina, pero no lo puede fabricar por sí mismo. Por ende lo debe encontrar en los alimentos, en particular en ciertas proteínas, sobre todo: carnes blancas (cordero, pollo, pavo), pescado de mar (atún, sardinas y salmón) y crustáceos (gambas, langostinos, cangrejo) así como las legumbres (aduki, lentejas y habas rojas), y las frutas como los dátiles, la banana, la papaya, la palta y por último, el cacao.
También se encuentra en las carnes rojas, los lácteos y los huevos, sin embargo, estos alimentos contienen una mayor cantidad del aminoácido tirosina que estimula las hormonas responsables de darnos fuerza y energía, anulando el efecto del triptófano.
Otro tema es que el triptófano, para estimular la segregación de serotonina, tiene que estar presente en el cerebro. Sin embargo, el cerebro solo puede absorber triptófano cuando se combina con carbohidratos, que son convertidos en glucosa en el intestino. Un nivel incrementado de azúcar en sangre estimula la producción de insulina, y la insulina a su vez hace que las neuronas del cerebro sean receptivas al triptófano, a partir del cual el cerebro crea la serotonina.
Es por esto que cuando nos sentimos frustrados, es nuestro cuerpo el que impulsa las ganas de tomar como “estimulante” una pizza rica en hidratos de carbono, o unas medias lunas para satisfacer su necesidad de despejar el torrente sanguíneo y hacer que nuestro cerebro sea receptivo a la absorción del triptófano que impulsa la segregación de la serotonina en el cerebro.
Esto sucede en particular a la tarde, a principios de la segunda mitad del nictámero cuando nos predisponemos a prepararnos para el descanso nocturno y en vez de utilizar energía el cuerpo lo comienza a almacenar.
Esta es la razón por la cual la gente suele relacionar lo dulce con el placer, porque es el azúcar que lleva el triptófano hacia el cerebro y activa la producción de serotonina, que es precisamente lo que genera esa sensación de placer y ese estado de ánimo, además de estimular la producción de melatonina que es lo que nos permite conciliar el sueño y descansar bien”.

BREVE RESEÑA PROFESIONAL DEL DR. D. JOSÉ ANTONIO CASERMEIRO  COSTA.

  • Licenciado en Medicina y Cirugía por l’Universitat Autònoma de Barcelona.

  • Máster en Medicina Estética por la Escuela Española de Medicina Estética.

  • Diplomado Universitario de Postgrado en Medicina y Cirugía Cosmética por l’Universitat Autònoma de Barcelona.   

  • Diplomado Universitario de Postgrado en Medicina del Envejecimiento por l’Universitat Autònoma de Barcelona.

  • Acreditado con la capacitación en Medicina Estética y Cosmética por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona.

  • Miembro de la Sección Colegial de Medicina Estética del COMB.       

  • Miembro de la SEMCC (Sociedad Española de Medicina i Cirugia Cosmética).

  • Miembro de la Acadèmia de Ciències Mediques de Catalunya i Balears.

  • Director Médico de Centro Médico de Nutrición y Medicina Estética Dr. Casermeiro, Barcelona y Terrassa.

  • Médico formador de Laboratorios Ysonut.

  • Miembro de la Dirección Médica de Laboratorios Ysonut.


Como saber si tenés una deficiencia de triptófano
Puntaje del 1 (nada/muy poco) al 5 (mucho/máximo).
  • Estoy irritable / A veces pierdo “los nervios”……………………………………………………………………..
  • A menudo me siento insatisfecho / impaciente / incomprendida………………………………………
  • No tolero bien los contratiempos ……………………………………………………………………………………
  • No tolero sentirme frustrada ……………………………………………………………………………………………
  • A menudo cambio de humor………………………………………………………………………………………………
  • Estoy agresiva………………………………………………………………………………………………………………………
  • Controlo mal mis impulsos de picar …………………………………………………………………………………….
  • Necesito dulces o chocolate por la tarde o por la noche………………………………………………………
  • Mi necesidad de estimulantes (café, té, alcohol, tabaco...) ha aumentado …………………………
  • Me cuesta conciliar el sueño ……………………………………………………………………………………………….
  • Me siento deprimida con frecuencia sobre todo al comenzar el invierno ……………………………
Cuanto más alto sea el puntaje, más probable será que tengas una deficiencia de triptófano y te convendrá una visita al profesional de la nutrición.
Un plan de nutrición para combatir la carencia del triptófano debe incluir determinados suplementos vitamínicos, proteínas de alta calidad que contienen suplementos de triptófano, y un régimen de cambio de hábitos. Todo eso restablece el equilibrio y mejora el metabolismo. Resultado: pérdida del exceso de peso, un estado anímico de mayor vitalidad y mejor humor -¡incluyendo más ganas de cumplir con la dieta!-, mejor descanso nocturno y calidad de vida.
5 consejos para manejar la deficiencia de triptófano
  • Comer cinco veces por día.
  • Siempre comer en el mismo horario.
  • No comer carne roja y huevos por la noche (después de las 15.00 hs).
  • Hacer actividad física por la mañana.
  • Merendar fruta: en especial, banana y ananá.
Qué tiene de bueno el chocolate
El chocolate contiene azúcar y manteca de cacao que hacen que el cuerpo sea receptivo a absorber triptófano, aumentando así el nivel de serotonina en el cerebro. El contenido de cacao en el chocolate también proporciona estimulante cafeína. Otro ingrediente en el cóctel de felicidad del chocolate es la feniletilamina, un derivado de la fermentación de los granos de cacao, que también eleva el nivel de azúcar en sangre y tiene un efecto excitante, estimulante.
¿Qué es la cronobiología?
Explica el Dr Casermeiro que “nuestro principal sincronizador es el sol, porque nos marca cuándo tenemos que despertamos y cómo van a desarrollarse los ritmos biológicos del ser viviente. Pero después del sol, el input más importante son los horarios de las comidas. El sol y los estímulos de la alimentación, estimulan varias series de reacciones en cadena que hacen funcionar la compleja máquina que es el cuerpo humano. Entre estas está el hecho de que segregamos unas hormonas por la mañana, otras por la tarde y otras por la noche que regulan todo el funcionamiento del cuerpo, y que están en constante cambio. Por ejemplo, la tensión arterial es más alta a la mañana, por eso hay más infartos a la mañana y más partos espontáneos en la madrugada; la hormona del crecimiento tiene un pico nocturno y la temperatura corporal es más alta por la tarde. No hay ni un solo parámetro del cuerpo que sea igual durante todo el día, todos varían acorde a las funciones fisiológicas que deberíamos estar ejercitando. Eso es la cronobiología. Las enfermedades cronobiológicas, las “del reloj”, son disfunciones de los ritmos internos con respeto al ciclo del sol. Sabemos que la gente que trabaja por turnos y tiene que cumplir con horarios nocturnos vive menos años, tiene más enfermedades, sobre todo cardiovasculares y tienen una tendencia a engordar más”.
La falta de triptófano: ¿el verdadero culpable del fracaso de las dietas?
El azúcar ayuda a incrementar los niveles del aminoácido triptófano en el cerebro, gatillando la liberación del neurotransmisor serotonina que a su vez produce melatonina, que el cuerpo necesita en la segunda mitad del día para “bajar las revoluciones” y apremiarse para el descanso nocturno. La serotonina también genera una sensación de bienestar y placer, que el cuerpo suele  relacionar con la ingesta de alimentos dulces. Asimismo, las personas que sienten compulsión por  comer algo dulce a la tarde, combinado con dificultades para conciliar el sueño y descansar bien, pueden padecer un déficit del aminoácido triptófano, e instintivamente buscan lo dulce para compensar esta carencia. Como, además, la ingesta de azúcares rápidos, particularmente en la segunda mitad del día, conduce a la obesidad, se está examinando la hipótesis de que las personas con una tendencia a engordar que no pueden controlar su deseo de lo dulce padezcan un déficit de triptófano.

Qué es la cronobiología nutricional
Dr. Casermeiro: “Después del sol, lo más importante son la frecuencia y los horarios de las comidas. En la cronobiología nutricional es fundamental respetar los ritmos y hay dos normas que nos pueden ayudar para salir adelante. Primero hay que comer cinco veces al día, porque tenemos cinco picos de insulina diarios, que son nuestros ritmos normales: por la mañana, media-mañana, mediodía, media-tarde y noche. La gente que come cinco veces por día es más delgada que la que come cuatro, porque el cuerpo está siendo más eficiente en su trabajo. Segundo, hay que respetar los horarios de las comida, porque esto va a sincronizar al cuerpo con el sol y lograr que su funcionamiento sea más eficiente.
¿Para qué necesitamos los micronutrientes? /
Las vitaminas y los minerales que encontramos en los alimentos son fundamentales para mantener el complejo y delicado equilibrio de las funciones hormonales y celulares.
La falta de hierro produce un estado anémico acompañado por fatiga, la falta de potasio genera una sensación de debilidad y calambres en los músculos, la falta de calcio conlleva a la caída del pelo y a las uñas quebradizas, y la falta de zinc, esencial para la síntesis de proteínas y las funciones regenerativas del cuerpo, provoca trastornos en el sueño. Estas carencias se diagnostican con un cuestionario sobre el estado de ánimo y con un análisis de sangre.

¿Dónde se encuentran los micronutrientes?
Los alimentos naturales contienen macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono y grasas) y micronutrientes (minerales y vitaminas). Sin embargo, en los últimos años, la creciente industrialización de la cadena alimenticia -desde la maduración de frutas y verduras en camiones o cámaras con luz artificial en vez del sol, hasta el engorde de vacas, pollos y el pescado de criadero- significa que los alimentos contienen muchos menos minerales y vitaminas que antes. Por otro lado, los métodos modernos de cocción rápida, en microondas o a temperaturas muy altas, destruyen los micronutrientes y también corrompen las otras propiedades que puedan tener los alimentos. Para saber si está consumiendo los micronutrientes que necesita, hay que analizar no solo sangre y orina sino también hábitos y estados de ánimo en distintos momentos del día.

Micronutrientes importantes:
Sal yodada. El yodo es un componente esencial para la formación de la hormona tiroidea. Si se excluís la sal de tu dieta, comé algas marinas o pescado de agua salada. También podés tomar 100 mcg de yodo al día como suplemento.
Vitamina B: Incrementa la producción de las glándulas suprarrenales. Si sufrís de insuficiencia suprarrenal es posible que te sientas irritable, mareado y que tengas bajos niveles de glucosa en la sangre. Tu cuerpo necesita estas sustancias para producir hormonas suprarrenales, así que tomá diariamente 500 mg de vitamina B5 y 100 mg de vitamina B6.
Cromo: Este mineral ayuda a la hormona insulina a distribuir la glucosa por las células de todo el cuerpo. Si tenés niveles bajos de cromo y resistencia a la insulina, las células adiposas retendrán el azúcar, lo que conllevaría un aumento del riesgo de padecer diabetes y enfermedad cardíaca.
Biotina: Esta vitamina del grupo B reduce el riesgo de resistencia a la insulina. Entre los alimentos ricos en biotina, se incluyen productos de origen animal como aves, derivados lácteos y pescado.

El Plan de Aporte Normoproteico Proteifine® desarrollado por los investigadores médicos de Laboratorios Ysonut logra la pérdida de grasa corporal exclusivamente a través de un aporte de proteínas de alto valor biológico de origen vegetal y lácteo (dos de origen animal: clara de huevo y leche, y dos de origen vegetal, de la soja y la arveja), con un muy bajo contenido de grasas y azúcares. Es un plan normoproteico, que significa que brinda la cantidad normal de proteínas requerida por el cuerpo (según la OMS, 1.2 gr. en las mujeres, 1.5 gr para los hombres) con un muy bajo contenido de azúcares y grasas. Los productos Proteifine contienen proteínas de origen vegetal y animal de un índice químico 100 y conservan la musculatura y la masa magra mientras que el cuerpo consume sus propias reservas de grasa. El Plan Normoproteico, diseñado para ser utilizado como herramienta por el profesional de la nutrición, promueve la programación cronobiológica de la alimentación que sigue los biorritmos del ciclo circadiano del organismo: esto se conoce como la Ritmonutrición y ayuda a erradicar los trastornos de alimentación resultado del déficit de serotonina, por ejemplo, regularizando las funciones cronobiológicas mediante el aporte de suplementos de determinados precursores integrados a los productos. No solo trae la sensación de saciedad, el humor y la facilidad para conciliar el sueño, sino que está comprobado que utilizado como plan para enmagrecer, arroja una altísima tasa de éxito, en comparación con las dietas que se encuentran en el mercado.
CG MAKEUP!"

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Desde ya que quiero saber que opinas...
No dejes de contarme algo de vos ,para conocernos..
Acordate que estoy para ayudarte , Asesorarte..Y espero DESDE YA estemos siempre en contacto!

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Mi contacto

Mi contacto